Consejos·Iluminación

Las verdades y mentiras de la iluminación LED

Siempre que surge una tecnología que tiene visos de dominar el mercado se le busca un rival, un argumento o corrientes detractoras para echarla abajo. La última en padecer  esta situación es la iluminación LED. Por eso es bueno dejar claras ciertas premisas que ayudarán, sin duda, a un mayor conocimiento de la misma. Sus mitos y realidades, que también los tiene como tantas  otras tecnologías.
Iluminación-LED-menoswatios1.    Las lámparas LED son caras. Error. Si bien es cierto que requieren de una inversión inicial mayor que otro tipo de lámparas, la inversión comienza a recuperarse desde la primera factura. Eso sí, siempre buscando aquellos fabricantes, importadores o distribuidores reconocidos y que ofrezcan garantía de sus productos.

2.    No siempre una instalación LED es la más conveniente. Acierto. Por ejemplo, si nos vamos a fiar de las horas que vamos a utilizar la luz posiblemente no nos interese acometer una inversión de estas características. Cada estancia requiere su tipo de iluminación concreto, y es bueno ponerse en manos de profesionales para que nos indiquen qué es lo que necesitamos y de qué manera lo podemos implantar en nuestro hogar, empresa o negocio.

3.    El LED genera más contaminación lumínica. Error. La unidireccionalidad del flujo lumínico de los LED hace que sea más fácil su control y dirigirlo hacia el lugar adecuado. Lo que sí es cierto es que la luz emitida por una lámpara LED se difunde más rápidamente por la atmósfera debido a su naturaleza. Matiz que puede corregirse fácilmente con una correcta  instalación ajustada a la normativa que regule dichas instalaciones.

luces-LED-menoswatios.com4.    El LED perjudica la salud. Error. Al revés, son las menos contaminantes de las alternativas existentes en la actualidad. Algunos estudios plantean que la luz blanca que generan las lámparas LED inhibe la secreción de la hormona melatonina en el ser humano, que sólo se produce a oscuras, y que es  imprescindible para regular los biorritmos del cuerpo humano. Y es verdad, pero no del todo. Cualquier radiación lumínica afecta a la producción de melatonina, hasta la del sol. El ejemplo es evidente: si trabajamos durante ocho o más horas seguidas con una iluminación inadecuada no tardarán en aparecer efectos como mareos, dolores de cabeza o sueño. ¿Cómo evitar estos efectos secundarios? Con una instalación lumínica que se ajuste  a nuestro reloj biológico, y ahí las luces LED se presentan como las más versátiles y más fáciles de adaptar a las distintas necesidades lumínicas según la hora del día y la tarea a realizar.

Por lo tanto, usar las luces LED ofrece unos beneficios que ninguna otra alternativa existente en el mercado es capaz de proporcionar. Siempre y cuando sean de calidad y previo asesoramiento de especialistas profesionales.

FUENTE: lediagroup.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s