Historias

Historias del catamarán ‘Som-Yag’

Hoy estrenamos nueva sección: las historias del catamarán ‘Som-Yag‘, un catamarán de 38 pies que nos promete historias tan interesantes como la que os vamos a contar. Todo ocurre en Menorca tras una travesía movida desde Cerdeña… Y un impuesto injusto a todas luces.

Som-Yag menoswatios.com

El 29 de agosto pasado llegamos mi mujer y yo a Menorca después de una travesía movida desde Cerdeña. Salimos de Stintino con un resto de tramontana con mucha ola de través que nos hizo el viaje muy incómodo.

Estábamos deseosos de llegar a Mahón para descansar en Cala Teulada, o Tablada; de los pocos refugios que han escapado del afán recaudatorio de las autoridades que quedan por aquí. O eso creíamos…

Fondeamos sin problemas, extrañados del poco número de barcos presentes. Sobre las 8 de la tarde apareció una lancha de la autoridad portuaria de Baleares con un funcionario a bordo, muy amable, con el que mantuvimos la siguiente conversación:

-Hola, buenas tardes. ¿Piensan ustedes dormir aquí?

-Pues… Sí.

-Está prohibido el fondeo en la cala.

-Esto es nuevo, no está indicado en ningún sitio… Es un refugio de toda la vida…

-Ya, está prohibido, siempre y cuando quede algún amarre libre en alguna marina o club en el puerto.

-A ver. ¿Me está diciendo que me está echando de un sitio público para que vaya a pagar a uno privado?

-Entiéndalo, estos señores nos han pagado por la concesión y tienen que recuperar este dinero…

-Estos señores han decidido optar por este negocio, a sabiendas de que existía una zona de fondeo libre fuera del puerto. ¿Y si no tenemos la posibilidad de pagar un amarre?

-En este caso, si duerme aquí, le cobraríamos la parte proporcional del G5 si su embarcación es española, y el B0 si es extranjera.

-¿En que quedamos? ¿Está prohibido fondear y si me pilla me multa, o está permitido, pero pagando?

-No, no, está prohibido, pero es una facilidad que le damos. ¡Y no es de pago, porque es una cantidad irrisoria, del orden de 3 ó 4 €! Si se tratara de un barco extranjero, sería el importe del B0, que puede rondar los 80 €…

-¿Y si me voy antes de que vengan a cobrarme mañana?

-Hombre, pues no podría cobrarles.

A la mañana siguiente vino el jefe con el de la noche anterior, nos pillaron desayunando y estuvimos arreglando debidamente -y amablemente- el país después de abonar 3 € de rigor, con su correspondiente recibo. Yo me pregunto: ¿es rentable mantener una lancha con dos personas, aunque sea un par de horas diarias, para recaudar 10 o 15 €, o acaso la subvenciona los clubes náuticos del puerto?

Curiosamente los pocos guiris que durmieron al lado nuestro habían desaparecido: se las saben todas, y bien que me alegro por ellos.

Ya sabéis: fondead después de las 19h. y zarpad antes de las 8h. ¡A impuesto injusto, resistencia ciudadana!

¡Qué país!

Anuncios

3 comentarios sobre “Historias del catamarán ‘Som-Yag’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s