Consejos

Consejos para cuidar tu lancha

¿Prestas la atención que debieras a tu embarcación? Piensa que cuanto mejor sea su estado mayor será tu placer a la hora de navegar. Y que, aunque no lo creas, también tiene su corazoncito y necesita de atenciones y cuidados. Por eso ahí van estos consejos que te serán la mar de útiles para tenerla siempre lista y en buen estado.

Porque tu lancha ya es parte de ti, de tu esencia y alma; un elemento más de tu personalidad que la hace distinta a ojos de los demás, que transmite tu forma de ser, de pensar y de sentir. De ahí que unos cuidados mínimos, más que básicos, no le vengan mal de cuando en cuando.

· Cuidado con los niveles de gasolina. Los niveles están para lo que están, es decir, para no sobrepasarlos. Porque si el tanque está demasiado lleno corre el riesgo de que rezume una vez se caliente la gasolina. Sabrás la cantidad de lanchas y botes llenos de remiendos por culpa de la gasolina… ¿Solución? Ten siempre un trapo a mano para cualquier salpicadura y no llenes más el tanque cuando oigas el primer clic del surtidor.

Zodiac tuneada menoswatios· Unta los cierres de la cubierta con el mismo ungüento con el que proteges los labios del salitre, sol y viento. Notarás de inmediato los resultados.

· Hazte con unas buenas Luces LED. Más brillantes -especialmente para navegar por la noche-, consumen menos y duran más que las bombillas que vienes utilizando hasta la fecha.

· Usa unos buenos protectores cuando vayas a transportarla por carretera. Está claro que lo haces cuando está fuera del agua: la proteges bien de la lluvia y de los rayos ultravioletas. Pero, ¿y cuando la debes trasladar a otro lugar por carretera? Asegúrate de que el protector escogido está diseñado ex profeso para  dicho uso. Esos siempre que conduzcas por una carretera convencional; de hacerlo por una autopista, y más en caso de un tramo corto, lo más recomendable es que viajes sin protegerla, no vayas a ocasionar algún accidente sin quererlo.

· Cuida bien el motor de tu fuera borda. Sí, es fiable y no se para nunca, pero no viene mal de cuando en cuando remover el protector del motor después de cada dos o tres veces de uso y ponerle spray líquido de silicona para evitar la corrosión causada por el agua salada. ¡Ah! Y ten cuidado a la hora de usar lubricantes que dañen mangueras y cables.

Asimismo, engrasa las guarniciones del tubo de dirección por lo menos una vez al mes si navegas a menudo. Y lava también el motor después de navegar en agua salada o embarrada, sobre todo si lo haces habitualmente por ríos, pantanos o lagos.

Tu embarcación te lo agradecerá.

Fuente: Revista Mundo Náutico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s