Curiosidades·Historias

10.000 luces LED para iluminar un barco

La imagen vale más que mil palabras. Por eso os traemos una imagen de lo más inusual y, a la vez, sorprendente: la réplica de un barco del siglo XVII iluminada por más de 10.000 bombillas LED. Y el barco lo merece. No en vano, su historia es digna de mencion.

En realidad, el barco estuvo iluminado hasta el día 31 del pasado mes de diciembre, pero la estampa, inusualmente bella, es de las que se recuerdan por mucho tiempo. Hasta 10.000 bombillas LED fueron necesarias para darle este aspecto tan espectacular. Porque su historia, tanto la del barco original como la de esta réplica, son de las que merece la pena recordar.

Foto cortesía Hola.com.
Foto cortesía Hola.com.

La réplica corresponde al barco San Juan Bautista -su nombre original, en japonés, fue Date Maru– y puede encontrarse en la prefectura japonesa de Miyagi, en Ishinomaki. Una réplica construida en 1993 para recordar la misión Hasekura -nombre del samurai que encabezaba una expedición formada por 180 personas-, que partió en dicha embarcación en 1613 desde el puerto de Tuskinoura con el propósito de establecer una ruta de comercio directo entre Japón y Nueva España.

El navío arribó finalmente al puerto de Acapulco en enero de 1614, donde la delegación nipona permaneció tres meses. Finalmente, y tras diversos viajes, realizó su última travesía en abril de 1618, llegando a Filipinas, donde fue vendido a las autoridades españolas con el objetivo de aumentar la defensa contra los holandeses.

Ahora viene la curiosidad: en 1993 se procedió a construir una réplica del barco con el objetivo de que formara parte de un parque temático de Ishinomaki, su actual emplazamiento. Más allá del símbolo que supone el barco en sí por su papel en la historia de Japón, con el paso de los años se convirtió en otro símbolo más importante, en de la esperanza y la reconstrucción de toda una zona.

No en vano, la réplica fue la única embarcación intacta que sobrevivió al tsunami que azotó costa occidental nipona en 2001. Incluso hasta el museo San Juan Bautista, que recoge su historia, quedó completamente destruido. En cambio, el barco resistió los envites de la naturaleza.

Toda una curiosidad iluminida con 10.000 luces LED, aunque a ojos de los habitantes de Ishinomaki, sea mucho mayor si cabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s