Uncategorized

Una parte del LED murió en… Stalingrado

Una parte del LED murió en 1942 en la batalla de Stalingrado. Atención a la fecha. Sí, 1942. ¿Pero no habíamos quedado que el LED nació a mediados del siglo XX? Si, y una parte de él, de sus orígenes, murió a consecuencia de los bombardeos de von Paulus contra la ciudad rusa. Pero el LED resucitó. No al tercer día, pero resucitó. Sin embargo, una parte quedó enterrada en Stalingrado en 1942…

Hace unos meses, antes de que el Nobel recayera en los inventores del LED, ya nos hicimos eco en este blog de los avatares de Nick Holonyak, considerado inventor del LED moderno y después injustamente olvidado por los miembros de la academia sueca.

Y sin embargo, parte del LED murió en Stalingrado en 1942.

Oleg Losev.
Oleg Losev.

Y antes, en 1920, comenzó a hablarse de él. Y también de su impulsor, un ruso llamado Losev. Oleg Vladimirovich Losev. Su origen ―nació en el seno de una familia de clase alta en la Rusia Imperial― y a pesar de haber formado parte del ejército zarista ―llegó a ostentar el grado de capitán― no fue obstáculo para que saliera indemne de la Revolución de 1917. Al contrario, las autoridades bolcheviques apoyaron sus estudios e investigaciones relacionadas con la electricidad.

Un día, trabajando en el Laboratorio Cenbtra de Radio de Leningrado, se dedicó a observar con curiosidad la luz emitida por un diodo rectificador utilizado en los receptores de radio. Losev fabricó el diodo a base de óxido de zinc y carburo de silicio. Cuando la corriente eléctrica pasaba por él se producía una emisión luminosa de fotones. Losev sonrió. Había creado un nuevo sistema de iluminación, el LED.

En 1927, Losev escribió un extraordinario informe titulado Detector luminoso de carburo de silicio y detección de cristales que se publicó en la revista Telefonía de Rusia. El LED aparecía luminoso ante la vista de todos. Losev ansiaba un futuro lumínico de bajo consumo. Pero…

informe titulado Detector luminoso de carburo de silicio y detección de cristales Losev menoswatios
informe titulado ‘Detector luminoso de carburo de silicio y detección de cristales’ publicado por Oleg Losev. Por cortesía de Sakma.com.

 

Hitler llegó al poder en Alemania en 1933, comenzó a ver hechas realidad sus ansias expansionistas y Europa no tardaría en sufrir una nueva guerra mundial, la segunda. Y Rusia era uno de sus deseos. Las tropas nazis entraron en el país que Napoleón no pudo doblegar… Ni él, tampoco. Stalingrado sería la tumba de sus ansias expansionistas. Allí, en las tierras de su primero aliado y posteriormente enemigo Stalin. Ciudad a la que llegó Losev, empujado por el ánimo popular de evitar que la ciudad ―salida natural al Mar Negro y, por ende, a sus inmenso campos petrolíferos―. Con 39 años caería muerto a consecuencia de los bombardeos nazis ordenados por Hitler y materializados por von Paulus. El LED murió defendiendo Stalingrado.

O eso parecía. Hasta que llegó Nick Holonyak.

En 2007, en un artículo publicado en Nature Photonics, el físico ruso Nicolay Zhedulev atribuyó la paternidad del LED a Losev, muerto en Stalingrado en 1942.

Cosas de la vida.

Anuncios

Un comentario sobre “Una parte del LED murió en… Stalingrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s