Curiosidades·Historias·Iluminación

Si estás en la capital, que te hable la ‘Torre de Madrid’

¿No te ha pasado alguna vez que te has puesto a hablar con un perro o con un gato por la calle? Pues si estás por Madrid o vas a viajar a la capital del Estado, lo que te puede hablar es un edificio. Sí, tal cual. La Torre de Madrid habla contigo. ¿Y qué te puede contar? Te vas a quedar de piedra… Tanto o más que el edificio.

Sí, la Torre de Madrid habla. Igual que otros la cantaron, ahora habla. Y habla porque la están reformando. Así se puede quejar, si le da la real gana, gritar, o simplemente decirte lo que se la antoje en el instante que pases junto a ella. Y te habla. Vaya que si te habla. Y es que, lo habitual de los edificios en obras o que estén sufriendo una reforma, es que los tapen con andamios y carteles que sí, anuncian cosas, transmiten productos, etcétera, pero no hablan. Menos la Torre de Madrid, que nos ha salido la mar de parlanchina.

luces LED Torre de Madrid

Y eso es posible gracias a los arquitectos del colectivo Zuloark, que se han tomado al pie de la letra que la Torre de Madrid dialogue con los ciudadanos que pasen por delante de ella. ¿De qué manera lo hace? Mediante una serie de escaparates ubicados en los bajos de la torre que emiten mensajes sobre su historia, así como sus mejores anécdotas. La cosa va desde grandes letras en yeso blanco pintadas sobre los vidrios de los escaparates hasta una pared de conos naranjas iluminados con luces LED que funciona a modo de pantalla interactiva de textos. Mediante un programa informático, los conos incluso hasta informan del nivel de ruido de la zona ―Plaza de España, centro de Madrid― y el que generan los viandantes cuando pasan por delante de los escaparates.

torre de Madrid luces LED para hablar blog menoswatios

¿Y qué mensajes transmite la torre?, te estarás preguntando. Desde datos históricos relacionados con su altura ―145 metros― o anécdotas de las personas que se alojaron en el hotel que allí estuvo abierto hasta hace unos años ―esa Sofía Loren, que pernoctó aquí mientras rodaba El Cid, o la luminosa composición del apodo con el que conocía al presidente Einsenhower ―Ike― mediante ventajas encendidas durante su visita a Madrid en 1959.

Así que, si te apetece, date una vueltecita por la Gran Vía y acércate a la Plaza de España. Te espera la Torre de Madrid, que tiene ganas de rajar. Ya ves.

FUENTE: Cadena SER

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s