Consejos·Historias·Iluminación

Te ayudamos a entender el recibo de la luz

¿A que cuando te pones a revisar el recibo de la luz se te queda cara de póker? Ni repajolera, vamos. Que si términos de potencia, de consumo, lo que se lleva la distribuidora, lo que se queda el Gobierno… ¿Quieres enterarte bien para que la próxima factura la entiendas mejor? Entonces sigue leyendo…

Esa factura de la luz. El momento tan temido de cada mes o cada dos meses, según te la envíe tu compañía. Abres el sobre, comienzas a escudriñarla y te pierdes. Ni idea, vamos. Eso y un jeroglífico, lo más parecido. Pero para eso estamos aquí, para que al menos sepas de qué va cada término que te encuentres en ella y, al menos, puedas defenderte y saber por qué estás pagando.

Lo primero que tienes que saber es que en la factura de la luz se divide en tres partes:

  • El importe para la compañía, que es el coste tanto en término de potencia como de consumo.
  • La cuantía que se embolsa la distribuidora, que se define por el alquiler que te cobra por el contador de la luz.
  • Lo que se lleva el Gobierno, que te lo cobra en forma de impuestos sobre la electricidad e IVA.

Ahora, vamos con los términos más destacados de la tarifa.

nueva subida de la luz blog menoswatios.comCuando te topes con el término de potencia, dicho término se refiere a la parte fija de la factura de la luz, y se toma como referencia la cantidad de kilowatios (kW) que tengas contratada y el precio que pagues por ella a tu comercializadora, esto es, a la compañía. ¿Por qué se le llama ‘parte fija’ del recibo? Porque la tienes que pagar todos los meses sí o sí, estés o no en casa. ¿Cómo se calcula? Mediante esta fórmula: potencia eléctrica (kW) x meses de facturación x premio marcado por la compañía de la luz.

Después, ¿qué es el consumo? Mide la cantidad de kW que has consumido, y esto es lo que se denomina ‘parte variable’ del recibo, ya que no todos los meses consumes lo mismo. Lo puedes calcular con esta fórmula: consumo realizado (kW) x coste marcado por la comercializadora.

A continuación, los impuestos. Aparte de la sangría del Gobierno en forma de IVA que es el 21%, te hemos mencionado otro impuesto: el de la electricidad. Este impuesto se aplica sobre el importe obtenido tras la suma del término de potencia y el de consumo de electricidad. Más o menos, así: importe de potencia y consumo x 4,864% x 1,05113. Otra sangría, vamos.

También antes te hemos hablado del contador, cuyo alquiler debes pagar religiosamente mes tras mes. No obstante, ese coste no supera el euro. Si es de alquiler, claro, porque te despreocupas de él. La comercializadora lo lee y se encarga de su mantenimiento. Pero si es tuyo y se avería, la reparación recaería en ti.

Así que esto es lo que incluye ese recibo de la luz que recibes cada mes o cada dos meses. Una sangría, vamos. Por eso, ¿te gustaría pagar menos? Tan sencillo como comparar tarifas hasta encontrar la que más te convenga tanto en consumo como potencia; reduce la potencia contratada si no necesita tanta; y apuesta por usar fuentes alternativas como el LED y otras medidas para reducir el consumo.

FUENTE: 20 Minutos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s