Consejos·Iluminación

Downlight: la madre de todas las luces

Brilla, ilumina y da confort allá donde se instale. Es el downlight, una solución de iluminación fácil de instalar, barata y que se amolda al techo de cualquier cocina o cuarto de baño. ¿Qué ofrece, qué se necesita para instalarlo y cuáles son sus beneficios? Lo explicamos todo a continuación.

Un downlight. O lo que es lo mismo, aquella luz empotrada descendente que ilumina de manera directa y horizontalmente hacia abajo un punto. Esta es la definición de la Wikipedia, que para sacarnos de un apuro es más que suficiente. En resumidas cuentas, se trata de una solución de iluminación que sustituye a los tradicionales halógenos e incandescentes y es capaz de ofrecer idéntico o mayor rendimiento lumínico con un consumo un 90% inferior.

Hasta aquí, la teoría.

Vayamos con la práctica.

downlight menoswatiosY la práctica es muy sencilla: un downlight es una solución muy aconsejable para cualquier espacio del hogar, y que dependiendo de su tamaño y ubicación ofrecerá la iluminación que deseemos. Así, en lo que respecta a cocina y cuartos de bajo, es preferible apostar por soluciones empotrables que, además de seguridad, proporcionan la suficiente luz como para iluminar toda la estancia. Y después, con las habitaciones, se trata de jugar con las soluciones que creamos convenientes ―1, 2, 3… 64, tantas como deseemos para dar luz a la estancia referida, ya sea salón, dormitorio, habitación de los niños, pasillo…―.

Se trata de elementos de iluminación que se pueden orientar según la disposición escogida, en unos casos, para enfocar hacia aquellos puntos donde queremos que exista una mayor iluminación. En el caso de que apostemos por soluciones no regulables, se trata de escoger el punto donde lo instalaremos para asegurarnos que desde ahí el reparto de luz será necesario para dotar de luz a toda la estancia.

Así de sencillo.

¿Y qué valores ofrece? Sobre todo, económicos. Reducir el consumo de energía en un 90% apostando por una solución que, al ser LED, ofrece un rendimiento superior a las 30.000 horas de vida, con lo que eso supone de quitarte de estar cambiando bombillas. Y más cuando, a diferencia de otras soluciones Downlight, el LED te permite prescindir de los molestos adaptadores, que además también implican su propio consumo de energía, con lo que el ahorro es doble: por la bombilla, y también por la supresión del adaptador.

Una operación tan sencilla que te la explicamos con este tutorial de nuestro canal de Youtube:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s