Actualidad·Historias·Iluminación·Novedades

Autoconsumo: un despropósito tras otro

Será por sol, y más en los tiempos que corren. Siendo el país que es y con las posibilidades de desarrollo que tiene, el Gobierno cercena una y otra vez el autoconsumo. La última medida, un Real Decreto que poco menos viene a dar la puntilla a un sector en otros tiempos rentable y con futuro.

De poco sirve que la Unión Europea afee la conducta del Gobierno por torpedear todo lo que puede el autoconsumo de energía en casa o en las empresas. Como ya explicamos en otro post de este blog hace unas semanas, una placa solar y unas baterías podrían suponer cerca de novecientos euros de ahorro al año para una casa o empresa que quisiera instalarlos para consumir su propia energía. Porque no es una cuestión baladí: en el caso de un hogar, la electricidad ya supone, en el peor de los casos, cerca de un 30% de sus gastos mensuales. Las empresas, y especialmente las pymes, lo tienen más negro: esa cifra crece hasta el 60%. Razón de más para que uno y otras busquen fórmulas para ahorrar. Pues no.

La respuesta del Gobierno es el Real Decreto que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica y de producción con autoconsumo. Real Decreto que, tal y como sostienen organizaciones como PIMEC, Asociación de la pequeña y mediana empresa de Cataluña, “penaliza el autoconsumo”. Y razón no le falta.

placas solares blog menoswatios

Algunos estudios cifran entre 4.000 y 6.000 euros la inversión necesaria para que una casa pueda producir la electricidad que posteriormente consumirá. Inversión amortizable en un periodo que oscila entre los cinco y siete años para una vivienda de ciento setenta metros cuadrados. El Real Decreto dinamita estas esperanzas y grava el periodo de amortización con un impuesto que lo alarga hasta los treinta y cinco años, en el caso máximo, y veinticinco en el mínimo. Y pobre del que ose saltarse la ley a la torera e instalar una placa por su cuenta y riesgo. La más mínima sospecha de producción de electricidad propia podría ser castigada con multas de diversa cantidad según el grado del delito.

De esta manera se quiebra un sistema que podría no sólo permitir una producción de electricidad más barata, sino también crear riqueza en empresa y particulares al liberar recursos que podrían destinarse a otras inversiones o gastos, además de reducir la pobreza energética, que cada vez afecta a más sectores de la población española.

Pero no hay por qué preocuparse. En el horizonte se atisba una nueva bajada de la electricidad. Así lo estaría estudiando el Gobierno. Justo antes de que empiece la campaña electoral de las elecciones generales de final de año. Algo es algo.

Anuncios

Un comentario sobre “Autoconsumo: un despropósito tras otro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s