Curiosidades·electricidad·Iluminación

El porqué del cambio de hora

Quedan pocas semanas para el 27 de marzo, fecha en la que se procederá al cambio de hora de verano, es decir, al adelanto del reloj en una hora para adaptarnos a la normativa vigente. Cuestión de ahorrar de energía, o al menos eso se dice. Pero, ¿merece la pena cambiar de hora dos veces al año? Y, sobre todo, ¿por qué cambiamos de hora?

Todos los años la misma cantinela: se adelanta el reloj en primavera y se retrasa en invierno. Y siempre el mismo periodo de tiempo: una hora. ¿Vale para algo? Para ahorrar luz. Es lo que siempre se ha dicho, ¿no? En efecto, pero quien lo dijo por primera vez fue Benjamin Franklin. Y no lo dijo al tuntún ni fue producto de una pedrada, sino de una investigación científica. De ver el sol. Tal cual. Se despertaba a las seis de la mañana y observó que no siempre el sol salía a la misma hora en distintas épocas del año, sino que en ocasiones lo hacía antes de lo previsto. Por lo tanto, había margen para ahorrar. ¿El qué? En su época, aceite. Que tampoco era barato, dicho sea de paso.

cambio de hora blog menoswatios

Pero lo que se dice cambio de la hora a lo bestia, es decir, para todo el orbe mundial, eso no ocurrió hasta la Primera Mundial. ¿Y quién dio el paso? Los alemanes, que en es de ahorrar son unos linces -o eso nos venden-. Porque se dieron cuenta de que, si se reducían las horas de luz artificial, se podía destinar más carbón a la guerra. Los ingleses dijeron que ellos no iban a ser menos, sobre todo viendo que los alemanes tenían más carbón para producir armamento, ni tampoco los franceses… Total, que aliados y enemigos hicieron lo mismo, y así se puede explicar, en parte, esa escabechina que fue la Primera Guerra Mundial. Mientras que, por ejemplo, y durante la Segunda, todos los estados que componen los Estados Unidos de América fueron obligados a tener el mismo horario de verano para ahorrar energía, que se destinaría a la guerra.  Luego, entre los años 1973 y 1974, con eso de la crisis del petróleo, volvió a imponerse el horario de verano.

Ahora, ¿se ahorra tanta energía como se dice? Diversos estudios afirman que sí, que se ahorra energía durante las noches; energía que se gasta en las horas previas al amanecer, al día siguiente. ¿Entonces? Pues vamos por el tema de la salud: el cambio de hora en verano favorece un estilo de vida más saludable: se pasa más tiempo al aire libre, se realizan más actividades… Hasta que llegan los médicos y aseguran que tanto cambio de hora no es bueno para nuestros ritmos circadianos.  ¿Qué pasa si se ven afectados? Pues que nos sentimos más cansados, disminuye nuestra productividad y estamos más expuestos a sufrir más enfermedades.

Un sindiós, en definitiva.

Lo único que queda claro es que el veintisiete de marzo se vuelve a cambiar la hora para adaptarnos al horario de verano.

De lo demás, a saber. Que cada uno vea cómo le afecta. Que ésa es otra.

Anuncios

4 comentarios sobre “El porqué del cambio de hora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s